Ideas Encontradas

El espacio donde fluyen las ideas y se contrastan

La Luna Cambiará de Color

Animation_October_8_2014_lunar_eclipse_appearance

El eclipse lunar que podremos observar este miércoles por la madrugada será muy diferente a los otros. Los que estemos despiertos como simples veladores veremos una Luna teñina de rojo suave. Será un espectáculo para los amantes de las novedades de la bóveda celeste.

Este será el segundo eclipse lunar del año de los cuatro que se podrán ver en diferentes partes del planeta. Pero solamente los que habitamos en la costa de la parte norte del océano Pacífico del contiente americano podremos verlo en plenitud. La razón por lo que la Luna no estará obscura como suele estarlo en los eclipses será porque el planeta Urano, durante el evento, estará en posición opuesta, a poco más de un grado de la Luna eclipsada.

La luminosidad de Urano en esa posición, con una magnitud de 5.7, será suficiente para poder avistar al planeta con binoculares durante las noches del siete y ocho de octubre. La posición paralela de Urano en relación a la Luna, y su brillantez, le dará el efecto rojizo al satélite, lo que añadirá una característica peculiar al evento astronómico.

Tal situación, en terminos simples, invalidará el significado mismo del termino eclipse que significa desaparición, abandono. En esta ocasión no desaparecerá a nuestra vista la Luna. Cambiará de color gracias a Urano. Esto ocurrirá en la madrugada del ocho de octubre a las 3:25, finalizará a las 4:24 AM, pero su penitud será a las 3:55 de la mañana.

eclipse-lunar-Stonehenge-2004

Como suele pasar en estas fechas algunas personas tal vez recuerden antiguos relatos de supersticiones respecto al evento celeste. Tales mitos en realidad son comunes en diversas culturas alrededor del planeta y a lo largo de todos los tiempos. Por ejemplo los antiguos griegos consideraban a los eclipses como hechos de malos augurios.

Los mexica (aztecas) también les temian y ayunaban por esos días, como símbolo de purificación. Se dice que ellos imaginaban que la Luna habia sido herida por el Sol en alguna disputa. En tanto los incas estimaban a los eclipses como mal presagio. Se alarmaban durante el de Luna, pues pensaban que el satélite estaba enfermo y el dolor lo estaba matando.

Todas estas creencias han enriquecido de algún modo nuestra cultura actual que, incluso reconocidos literatos, las han utilizado en sus obras famosas como lo hizo repetidamente el maestro del realismo mágico, Gabriel García Márquez, en su obra culmen “Cien años de soledad”. Y también en la “Del amor y otros demonios” en la que escribió:

“No hay anuncios de cometas ni eclipses, que yo sepa, ni tenemos culpas tan grandes como para que Dios se ocupe de nosotros”.

Así es, no hay que temer. Mejor si no tenemos nada que hacer a las 3:55 de la madrugada, salgamos de la cama y envueltos con una cobija, caminemos hacia afuera de la casa y veamos en el firmamento a esa bella Luna rojiza que quién sabe cuando la volveremos a ver así. (JC/IE)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 octubre, 2014 por en EUA, México y etiquetada con , , .

Autores

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 12,358 hits

Estadísticas del blog

  • 12,358 visitas

Autores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: