Ideas Encontradas

El espacio donde fluyen las ideas y se contrastan

Scherer García, el Mártir del Periodismo Mexicano

scherer

A finales de los años sesenta cuando yo era un niño solía ver a mi padre leer con interés uno de esos amplios periódicos de “doble sabana”. Nunca me acerque a preguntarle a quién leía, si acaso me asomaba por algún punto de aquella hoja que se tenía que doblar en tres o cuatro para tener control de la pieza de papel. Años después tendría claro que mi padre leía a Julio Scherer García, el personaje del periodismo mexicano.

Eso era Scherer para los periodistas de su tiempo y tal vez un “símbolo” para los periodistas posteriores a sus contemporáneos. El apego de Scherer a la tradición del periodismo mexicano que procura divulgar los hechos con el afán de aproximarse lo más posible a la verdad y, la victimización del régimen represor de los sesentas lo convirtió en martir de la libertad de expresión.

De ahí en adelante, expulsado Scherer del diario Excélsior, o como novelara dramáticamente su amigo Vicente Leñero Otero, recien fallecido hace un mes y días, recibido “el golpe a Excélsior”, el periodista capitalizó su martirio y se dedicó a reagruparse con sus seguidores de entonces y fundar la revista semanal Proceso.

Sin embargo sus contemporáneos vieron en Scherer la aspiración de mantenerse siempre en la dirección de la publicación, por lo que el grupo original salido de Excélsior se dividió y posteriormente nació el diario Uno más Uno.

En la segunda mitad de los ochentas y la siguiente década tuve la oportunidad de conocer a varios de los reporteros de Proceso, unos de ellos hablaban con admiración de su jefe pero otros preferian reservarse sus comentarios hacia él y su forma de trabajo.

Finalmente Proceso fue para muchos periodistas capitalinos y uno que otro de los estados del país, espacio de aprendizaje y de paso. Muchos de ellos ahora laboran en otros medios electrónicos e impresos y, como Scherer, en sus mejores tiempos, procuran ganar la atención del público con estílos dramáticos y sensacionalistas. De hecho a Proceso se le llamaba “la alarma de los intelectuales”, en referencia a la popular publicación sensacionalista de la nota roja “Alarma”.

Y aunque Scherer en su profesión periodística destacaba un interés peculiar acerca de las condiciones de los pobres y la clase media mexicana que ha sido agobiada por las políticas gubernamentales, su vida privada era cómoda y segura.

Fue un hombre inteligente y aprendió a su manera la lección que le propinó el gobierno autoritario y nunca más expuso su nuevo patrimonio Proceso, como sí lo hicieron con sus medios de difusión otros periodistas de la tradición del periodismo independiente en México. Scherer García se desempeño hasta su muerte, este siete de enero, como presidente del consejo de administración del semanario Proceso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Autores

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 12,398 hits

Estadísticas del blog

  • 12,398 visitas

Autores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: