Ideas Encontradas

El espacio donde fluyen las ideas y se contrastan

Legisladores Independientes Podrían Cambiar el Rumbo del País

poder

¿Cómo se pueden aprovechar las candidaturas independientes? Cada vez hay más personas que acertadamente dicen que un gobernador o un alcalde sin partido (no se diga un presidente), finalmente terminará echando mano de los políticos profesionales de los partidos conocidos para armar su gobierno. Sin embargo, quienes desestiman las candidaturas independientes omiten que, hablando de diputados y senadores es donde la ciudadanía podría ir cambiando al gobierno calificado de reprobado por ineficiente e ineficaz en terminos sociales.

Si recordamos que en México a partir de la próxima legislatura sus miembros podrán buscar la reelección hasta por cuatro periodos (12 años), ello da la posibilidad de que los candidatos independientes a los intereses partidistas, si son reelectos por los electores de su distrito por velar por los intereses de estos últimos, el resultado puede ser que las “tripas” del sistema político se modifiquen.

Esto quiere decir que si los diputados y senadores independientes van creciendo en número en las cámaras legislativas podrán adquirir influencia para promover leyes que cambien las que lesionan el interés público. Los candidatos a estos puestos tal vez puedan ganar mucha simpatia del electorado proponiendo, por ejemplo, que impulsarán durante su cargo la reducción al 50 por ciento del altisimo ingreso económico del que gozan los actuales legisladores. Los actuales legisladores de partido periodicamente se dan autoaumentos fabulosos. Y qué pasaría si proponen reducir en 80 por ciento el desorbitante subsidio de los partidos registrados, más quisieran votar por ellos.

Quienes insisten en desanimar a quienes proponen caminar por los caminos no andados por la política mexicana, podrían decir que cosas como la anterior pudiera ser solo otro experimento. O en otras palabras, “más vale malo por conocido, que bueno por conocer”. Y es que su argumento se apoya en la mala experiencia mexicana de la alternancia de la presidencia cuando el Partido Acción Nacional (PAN) sustituyó por dos periodos (12 años) al Partido Revolucionario Institucional, que mantuvo en su poder ese cargo por poco más de siete décadas, y en ese tiempo el PAN echó mano de priístas y tuvo que operar con los directores de oficinas públicas entrenados en el pasado régimen y las cosas no fueron muy diferentes al pasado.

Pero si bien la ciudadanía defraudada por el sistema de partidos vigente en México (y algo similar ocurre en otros países) no encuentra la solución para el progreso social y económico en un solo hombre (presidente, gobernador o alcalde) cual si fuese la ingenua ilusión del vaquero o héroe solitario que salvara al pueblo entero, una posibilidad real se puede encontrar a través del poder legislativo donde sus miembros ya podrán hacer carrera representando a un mismo distrito y no dando saltos de un cargo público a otro en los que responden al mandato de su partido.

Aunque el tiempo apremia, ya que las elecciones intermedias en México serán este mes de junio, el trabajo de mediano y largo plazo de los movimientos ciudadanos auténticos y organizaciones no gubernamentales seguramente convendría hacerse a través de ganar puestos legislativos para ir cambiando las leyes injustas e inoperantes que tienen al país atorado en la corrupción, el retraso económico y más calamidades. Los diputados y senadores independientes podrían ejercer presión a los conservadores legisladores de partido para que ciertas dependencias que cuestan mucho al erario público, como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, no solo dé recomendaciones por los asuntos que investiga, sino también pueda sancionar económicamente y obligar a cambios de procedimientos a dependencias que violan los derechos humanos.

México necesita leyes claras y aplicables. Los legisladores provenientes de partidos políticos parecen estar especializados en lo contrario y en gastar el dinero público de manera innecesaria. De aquí a seis, nueve o doce años los diputados y senadores independientes podrían formar un bloque que se contraponga a los intereses de partido y podamos ver que se hacen leyes funcionales y con espíritu social. Ese camino es una opción que no debe descartarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Autores

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 10,484 hits

Estadísticas del blog

  • 10,484 visitas

Autores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: