Ideas Encontradas

El espacio donde fluyen las ideas y se contrastan

Feria del Libro ¿Y Las Nuevas Tendencias?

image

Fui a la 34 edición de la Feria del Libro en Tijuana como visitante ordinario y me encontre con el escenario similar de otros años. En su forma y en su fondo no vi notoria novedad. Sin embargo, me anima de algún modo que los empresarios libreros y las autoridades que promueben la feria persistan en mantenerla y puedan hallar a futuro la identidad propia para ella.

Lo que quiero decir, es que la feria no solo sea una temporada corta para que los empresarios libreros aumenten sus ventas. También que sea una oportunidad para que las instituciones educativas (universidades), escritores y otros autores de diferentes diciplinas del conocimiento se involucren para darle sentido de fondo a la Feria (con mayúscula), y con ello aporten al lector cuáles son las nuevas tendencias del pensamiento en la literatura, la política, la filosofía, la ciencia, la tecnología, etcétera, hoy en día.

Pero como de costumbre se instalaron decenas de carpas para que las librerias de la localidad y otros negocios afines a la cultura y la educación formal, como universidades y otras instituciones, pudieran promocionar sus productos y servicios. La feria regresó una vez más a la explanada del Centro Cultural Tijuana (Cecut), lugar que por sí mismo tiene un gran afluente de visitantes.

La sombra del Cecut ayuda sin duda a que la gente aproveche la feria, sin embargo el espacio parece apretado para la actividad de la misma y los propios visitantes del Cecut. En el pasado ya se han probado otros sitios como el estacionamiento de Plaza Río y parte de la avenida Revolución en el centro de la ciudad, pero ninguno de estos lugares parece reunir la atmósfera adecuada para una feria cultural de 34 años de edad que exige sus adecuaciones de forma y fondo.

A la feria al transcurrir de los años se le ha ido sumando a la exihibición de libros con precios rebajados, presentación de libros por sus autores, actividades musicales, gastronomia y venta de manualidades. Es decir, se ha ido expandiendo la oferta al público y el lugar es insuficiente.

El nuevo centro de convenciones de Rosarito, al sur de la ciudad de Tijuana, podría albergar con amplitud la feria, pero la distancia y su accesibilidad a muchos puede desalentar y con ello convertirla en un fracaso económico para los empresarios libreros y un fracaso político para las autoridades gubernamentales. Y por supuesto nadie quiere arriesgarse.

Pero si el contenido de la feria fuera sumamente atrayente: hablar de las nuevas tendencias en la psicología, en la cibernética o la robótica, en la biología, en el turismo, en la arquictura, en un amplio auditorio podría ser un gran motivador. Los visitantes a la feria no serían unicamente locales. ¿Cuesta traer a los expositores? Si el gobierno ha subsidiado en cada edición al programa “Tijuana innovadora”, por qué no apoyar a la Feria del Libro.

Lo anterior es pensar en algo más elaborado. Así que es muy seguro que por lo pronto las cosas sigan igual. Tal vez, teniendo muy buenos deseos, en el futuro algún funcionario que promueba alguna obra pública que obligadamente atraiga a muchos ciudadanos, pueda tener la visión de considerar, en el hipotético proyecto, un amplio espacio para actividades como la Feria del Libro que merecen gran espacio para una mejor organización y lucimiento.

La Feria del Libro de Tijuana además exige estrategias de promoción de publicaciones actualizadas. Por ejemplo, que los puestos de las librerias ofrescan explicitamente desde la entrada de sus espacios las novedades editoriales, y no solamente organicen sus productos como lo hacen en el local comercial original y que distraen a los lectores señalando cuales libros están en precio rebajado.

Tampoco estaría de sobra que entrenasen a sus empleados a ser sumamente amables y a tomar la iniciativa para guiar a sus visitantes de acuerdo a sus intereses de estos últimos. En esta 34 edición de la Feria del Libro otra vez observe que buena parte de los puestos tenían al frente los libros clásicos y/o los autores renombrados, que se entiende es con el fin de vender más, pero la feria es también para difundir más las nuevas tendencias del pensamiento humano de todos los campos. ¿O debemos creer que vender libros por sí mismo es una actividad cultural?

 

Importante> Publicar un libro en formato digital hoy es gratis. Jaime Canta le puede ayudar en la buena presentación del contenido: gramática, sintaxis, estilo y puntuación. Se trate de autobiografías, cuentos, ensayos, investigación, etc. El costo es razonable y depende de la extensión del mismo. Para más información: ideasencontradas14@gmail.com

Anuncios

Un comentario el “Feria del Libro ¿Y Las Nuevas Tendencias?

  1. aexei
    22 mayo, 2016

    Muy interesante 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 mayo, 2016 por en Frontera y etiquetada con , , , , .

Autores

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 12,398 hits

Estadísticas del blog

  • 12,398 visitas

Autores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: