Ideas Encontradas

El espacio donde fluyen las ideas y se contrastan

Una Obra Llamada Donald Trump Dedicada a Hillary

Trump-2

Bueno, ya acabó el primer acto de la obra de teatro de Donald Trump. Los de primera fila y sección luneta, los fans, han estado regocijados por el temple que ha demostrado su actor y el talento para despreciar a los vulnerables y escupir sin empacho a los que “debieron” apoyarlo en su aventura hacia su objetivo: la candidatura republicana.

Aunque la presentación de nuestro personaje, como narraran en el siglo XIX, fuera sobre actuada que hizo parecer la obra una comedia de vodevil, la audiencia republicana, en mayoría, aplaudió sin recato la ligereza de Donald Trump. Sin embargo en los palcos, la élite de ese partido estaba escandalizada.

No fue para menos, Donald (que no el pato), había increpado directamente hasta a los héroes del Olimpo de su partido y de otros cosmos. Pero su transgresión verbal avivó desmesuradamente el animo de la concurrencia que reía y aplaudía porque al fin alguien, no perdón, Su Donald, decía lo que ellos han callado por guardar las formas.

Donald había vencido contra todo pronóstico o contra todo deseo de quienes lo malentienden, de quienes lo menosprecian, por no ser político profesional. Donald había vencido a los monstruos de su partido. El primer acto era su mini Odisea, una odisea ridícula, pero al fin odisea en la que sorteó los obstáculos.

Ahora en el camerino, Donald se ha puesto el atuendo de candidato. Ya lo maquillan y repasa los dialogos en los que dejará en claro su transfiguración en el segundo acto.

Ya no hablará unicamente para quienes ocupan el sillerio de luneta, ni despreciará a la gente de los palcos y no ignorará a los de la graderia. Ahora hablará coherente, y con moderación, para que los que están fuera del teatro protestando por la frívola obra atiendan sus palabras.

Donald saldrá del teatro republicano e irá al gran teatro estadounidense y mostrará la cara candida que todo candidato muestra al electorado. Donald volverá a fingir, como lo hacen todos los actores cuando interpretan a su personaje. Y tratara de ganar conciecias persuasivamente y, cuando crea necesario, le dará con la cubeta a una señora llamada Hillary, quien por cierto aceptará la candidatura a la presidencia por el Partido Demócrata este jueves 28.

Pero en el segundo acto veremos a nuestro personaje Donald no en el teatro del siglo XIX, sino en el teatro del siglo XXI. Entonces veremos como ha evolucionado el sentido crítico de la concurrencia estadounidence. ¿Cometerá ésta gran audiencia el error de 2001?: elegir a George W. Bush, quien metió a Estados Unidos y al mundo entero en una crisis económica y política que no se le ve fin.

Todo es posible. Las mayorías también se equivocan. Lo veremos en noviembre cuando votarán los afines a los partidos Republicano y Demócrata y los apartidistas. Entonces concluirá el segundo acto de esta mala obra de la cultura estadounidense y, esperemos, que en el tercer acto veamos a nuestro personaje Donald de regreso a sus negocios. Como el zapatero a sus zapatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Autores

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 10,484 hits

Estadísticas del blog

  • 10,484 visitas

Autores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: