Ideas Encontradas

El espacio donde fluyen las ideas y se contrastan

Las Musas Que El Rock No Desprecia

mujer

No es común encontrar en los temas musicales que se les cante a los trasvesti, a las alcohólicas, a las prostitutas y a las drogadictas de una manera sutil y sin prejuicios. Pero hay músicos en el género rock que no han temido tocar con soltura temas socialmente tabú y sus piezas hoy en día son consideradas clásicas.

En 1978 el grupo The Police publicó su canción emblemática “Roxanne”. Esta rola prende a todos los aficionados roqueros en cualquier concierto o lugar apropiado para este género. Su compositor y vocalista Sting se inspiró para componerla al observar a un grupo de prostitutas parisinas que vió desde la ventana del hotel de mala calidad donde se hospedaba con sus compañeros de la banda.

El bajista decidió llamar a su musa “Roxanne” luego de ver colgado en una pared del hotel un viejo poster de la obra Cirano de Bergerac en la cual, Roxanne es uno de los personajes. En esta bella canción dedicada a las incomprendidas prostitutas el autor en suave prosa, como un Cirano contemporaneo, le dice a su Roxanne que ya no tiene que “salir más a talonear”.

“…esos días han terminado/ no tienes porque vender tu cuerpo a la noche”. Y más adelante le dice comprensivamente: “Caminas por las calles por dinero/ no te importa si es incorrecto o no”.

La parte más auténtica de la composición es cuando el autor sinceramente declara: “Te amo desde que te conozco/ yo no hablaría de ti susurrando/ te tengo que decir que es lo que siento/ yo no te compartiría con otro chico”.

Y le aclara a Roxanne que es tiempo de reiniciar: “Yo sé que es lo que pienso/ así que quitate el maquillaje/ te lo digo ahora/ y no te lo diré de nuevo/ es un mal camino [la prostitución]”.

En tanto en los Estados Unidos el grupo The Black Crowes en 1990 publicó su canción “She talks to angels” (Ella habla con ángeles). Esta es una conmovedora pieza por el drama que cuenta y por el sentimiento que logra proyectar su interprete.

Aquí el autor explora compasivamente el sufrimiento de una mujer debastada por la perdida de su hijo (uno de los ángeles a los que se refiere el título) y nos confia que la droga ilegal es su alivio momentaneo.

“Ella nunca menciona la palabra adicción/ con cierta compañia”, empieza directa la letra.

Más adelante indica la canción: “Ella guarda un mechón de su cabello en su bolsillo. Ella lleva una cruz alrededor de su cuello. Sí el cabello es de un niño. Y la cruz de alguien [Jesucristo] con quien ella no se ha encontrado, bueno, aún no”.

El estribillo remarca: “Ella dice que habla con ángeles. Ellos la llaman por su nombre. Oh si, ella habla con ángeles. Dice que ellos la llaman por su nombre”.

Más atrás en 1970, el grupo inglés The Kinks adaptó musicalmente una historia que, al parecer, vivió el manager del grupo en un centro nocturno de baile en Londres, con una atractiva mujer que en realidad era un trasvesti llamada “Lola”. La graciosa balada inicialmente nos describe la ambientación del lugar en el que el joven protagonista conoce a la imponente Lola.

Luego de que él se da cuenta de que la mujer es realmente trasvesti, decide salir del lugar pero en su nerviosismo cae al suelo. La caida (metáfora) ayuda a aclararle al joven las cosas de la conciencia. Dice la canción en primera persona:

“La empuje de mi lado/ camine hacia la puerta/ caí al piso/ estaba arrodillado/ luego la vi a ella y ella a mi”.

Luego él acepta las cosas: “Bueno ese era el modo en que quería quedarme/ y así quisiera estar por mi Lola”.

Más adelante la canción cierra el romance: “Pero Lola me sonrió y me tomó de la mano/ y dijo, muchachito te voy a convertir en hombre”.

En ese mismo año, pero con menos publicidad, la canción de Led Zeppelin, “Hey hey what can I do” (Hey hey qué puedo hacer), se incluyó en el album “Inmigrant Song” que en los Estados Unidos fue prohibida reproducirla en la radio. El criterio puritano de las autoridades estadounidenses permitió la difusión de esa canción hasta 1990.

La letra es acompañada con guitarra acústica, lo que le da un tono muy bohemio, ella relata acerca de la amante del narrador, a ella le gustaba beber alcohol todo el tiempo y no deseaba ataduras con ningún hombre. El estribillo es muy claro:

“Tengo una mujer, que no será verdad, no/ tengo una mujer, que está ebria todo el tiempo/ he dicho tengo una mujer y no será verdad”.

En el inicio de la canción oimos cómo se idolatra a la amante alcohólica, cuenta:

“Quiero contarles de la chica que amo/ ella se ve muy bien/ ella es la única con la que he soñado/ tal vez algún día será toda mía/ quiero decirle que la quiero mucho/ me emociono con ella en cada caricia/ necesito decirle que es a ella a la que yo realmente amo”.

Tres de estos cuatro grupos musicales citados ya están en el Salón de la Fama del Rock and Roll y es muy posible que The Black Crows lleguen a estar ahí también. Ellos como pocos, han tocado un ángulo de la mujer poco tratado en el mundo de la música pero, especialmente, con un respeto total a esa condición que muchos suelen reprobar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Autores

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com

Estadísticas del blog

  • 12,398 hits

Estadísticas del blog

  • 12,398 visitas

Autores

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Follow Ideas Encontradas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: